Blog Dani Dark 

Blog de
Dani Dark
Un rincón para hablar de libros. Un taller para inventar mundos.

Un sueño

No sé si a todos los escritores les pasa, pero el caso es que yo sueño con mis personajes. Sueño que soy uno de ellos. Sueño que soy Dark.

Es una sensación muy extraña, porque mientras estoy soñando siento todas las cosas que le ocurren al personaje. Siento rabia y deseos de venganza por lo que le han hecho, y a la vez siento algo muy especial cuando estoy cerca de Leila, algo que se parece mucho a la atracción, y que al despertar me deja una especie de vacío que no puedo llenar, eso que llaman nostalgia.

Lo sé, son mis personajes. Yo los he creado, ellos hacen y dicen lo que yo quiero, y sin embargo… A veces tengo la sensación de que ellos están más vivos que yo. Ellos son lo mejor de mí. El resto es solo apariencia, una especie de máscara muerta.

Quizá no debería hablar de esto en mi blog. Es demasiado personal. Demasiado íntimo… Pero ¿con quién voy a desahogarme si no es con vosotros? Sois lo más parecido a un amigo que tengo. Espero que no os importe, de verdad.


Las escenas de acción… y mis problemas con ellas

Cuando escribo mis historias, tengo un problema con las escenas de acción. Cuanto más pormenorizadamente las quieres describir, más lentas se vuelven y, al final, resultan la parte más aburrida de la novela, cuando debería ser justo al contrario. Por eso últimamente intento narrarlas con frases cortas y rápidas, para que el ritmo sea trepidante. Pero entonces lo que ocurre es que el estilo de esa parte de la novela contrasta demasiado con el resto, y pierde unidad. No sé, quería preguntaros… ¿Cuál es vuestra escena de acción favorita en un libro? ¿Cómo está escrita, con frases largas o con frases cortas? ¿Y por qué os parece tan buena? Podéis dejar vuestras respuestas en un comentario.


Matar al protagonista

No sé a vosotros, pero a mí como lector suele molestarme bastante que el supuesto protagonista de un libro se muera a mitad de la historia. Justo cuando ya empiezas a meterte en su piel, a ver el mundo con sus ojos, el escritor va y se lo carga. Esto pasa por ejemplo con Lord Stark en Canción de hielo y fuego, aunque esa novela, con su punto de vista múltiple, tiene tantos protagonistas que necesariamente algunos tienen que ir cayendo a lo largo de la historia. Y también pasa en El otoño de Kringeld, una historia cuya primera parte me gustó muchísimo y que se me hizo muy pesada después de la muerte de Ilona al final de la segunda parte.

Pero siempre tiene que haber alguna excepción que confirme la regla, y en este caso la he encontrado en la novela Alas de fuego, de la escritora Noriko Okazai. No os voy a contar los detalles de esta estupenda novela futurista, simplemente os diré que su principal protagonista, Koyi, muere al final del primer tercio del libro. Y lo más increíble es que esa muerte es lo que te engancha definitivamente a la novela, cuyo ritmo va mejorando poco a poco hasta llegar a un final que supera con creces las expectativas del lector.

Y a vosotros ¿os pasa lo mismo que a mí? ¿En general os molesta que el protagonista muera mucho antes del final de la novela? ¿Habéis encontrado alguna excepción parecida a la que yo he citado? Dejad vuestras respuestas en un comentario.


Donde nace la nieve

dondenacelanieveDonde nace la nieve es uno de los libros más originales, conmovedores y divertidos que he leído en mi vida. Esta novela de Walter Abhnur podría encuadrarse en el género de la fantasía urbana, pero contiene numerosos elementos que la alejan de los títulos más comerciales de dicho género. Por ejemplo, el humor.

Donde nace la nieve narra la búsqueda entre cómica y desesperada del Portal Z por parte un adolescente con síndrome de déficit de atención. El portal Z es el acceso simbólico a un universo paralelo superior, donde la tecnología hace posible que podamos comunicarnos con las grandes mentes de todos los tiempos como si fuesen nuestros amigos. Xander, el protagonista, encuentra en las conversaciones con esos genios la inspiración para interpretar su enfermedad y la forma en que condiciona toda su vida.

Esta fábula llena de poesía e ironía es la tercera obra publicada por su autor. No he leído las dos anteriores, pero si combinan con el mismo acierto la aventura, la imaginación y el humor, estoy seguro de que me van a gustar.

¿Alguno de vosotros ha leído algún libro de Walter Abhnur? Si es así, me gustaría mucho que lo compartieseis con los seguidores de este blog dejando un comentario.


Brujas y hechiceras

Parece que la moda de la fantasía negra va a durar todavía bastante tiempo. Desde la publicación hace ahora siete años de la saga Pandora, la importancia de este género no hace más que crecer. Sus lectores son muy fieles, y aumentan en número día a día.

cuervoblanco

De las novelas de este género que se han publicado este año, quizá mi favorita es Cuervo blanco, por la impactante combinación de aventuras heroicas e historia de amor que ofrece. Todavía resuena en mi memoria la gran escena de la batalla del torreón, donde la magia de la protagonista, Edna, alcanza su punto culminante. Lo que me gusta de esta historia, sobre todo, es que se sale un poco de los estereotipos del género: no hay filtros de amor, no hay linaje femenino que transfiera el poder de madres a hijas, ni enfrentamiento entre el poder masculino «no mágico» y el poder femenino «mágico». Me parece que está bien reinventar los géneros y no reproducir una vez tras otra los mismos tópicos, aunque reconozco que hay novelas recientes con hechiceras como protagonistas que, a pesar de contener todos los ingredientes antes mencionados, se leen con agrado. Estoy pensando sobre todo en La rosa negra y en El linaje de Undall.

Y vosotros, ¿qué novela de fantasía negra preferís por encima de todas? No hace falta que sea una reciente, puede ser cualquiera.


Tres comienzos… ¿Cuál os gusta más?

Estas son las primeras frases de tres libros que he leído este año y que me han gustado mucho. ¿Qué comienzo os parece mejor o más intrigante, y por qué?

hechicera

El primero:

«Llegué al puerto de Oden la misma noche en que la reina murió. Algunos quisieron ver una relación entre los dos acontecimientos… Lo cierto es que la había, aunque yo no tuve nada que ver en su asesinato».

E. T. Ranieri, La hechicera del Norte

profecia-01

El segundo:

«Leila estiró los brazos hacia la luna y abrió los dedos como si quisiera atraparla. La luna cambió levemente de color, todos lo vieron. Su disco plateado se tiñó de un suave púrpura que desapareció en cuanto la niña bajó los brazos. Todos lo interpretaron como un signo de que Leila era la elegida. Todos, menos Leila… Esa noche, ella empezó a intuir la verdad».

Sarah Oldown, La profecía de Dunlann.

prisionera

El tercero:

«¿Se puede odiar y amar a una persona al mismo tiempo? ¿Se puede desear estar con esa persona más que nada en el mundo y al mismo tiempo planear su muerte? Lo sé, la respuesta sensata es que no, y sin embargo… Jules me miró a los ojos y me dijo que me quería antes de que se lo llevasen a prisión; y yo le creo».

Violette Greco, La prisionera


Barcos mágicos

Uno de los subgéneros que más me atrae como lector es el de la fantasía marítima. En las últimas dos décadas se han publicado cientos de novelas que mezclan magia y fantasía con aventuras en el mar, y todas ellas tienen, como sabéis, algunos rasgos en común: aparecen piratas y criaturas marinas mágicas.

De entre estas novelas, mis preferidas son las de la saga Las estrellas del sur, aunque también he disfrutado mucho con los libros de Terence Lomba. Uno de los aspectos que más me atraen de este tipo de historia son las descripciones de los barcos mágicos. De todos ellos, quizá mi preferido es el Irreductible, de Arden las velas, aunque también me encanta la Gaviota Negra del capitán Fate. Y por supuesto no querría olvidarme aquí del Esmeralda, el barco que más me hizo soñar de pequeño, con sus galerías acristaladas bajo el mar que contenían un bullicioso mercado y la «biblioteca infinita», como la llama el capitán…

¿Y a vosotros, cuál os parece el barco mágico más atractivo de la literatura de aventuras marítimas?


Corona de sombras

De los libros que he leído últimamente, Corona de sombras es uno de los que más me han gustado. Se trata, como sabéis, de la última obra de Steve Golightly, y lo cierto es que no tiene mucho que ver con sus anteriores novelas. En Corona de sombras, Golightly nos transporta a una realidad alternativa en la que se mezclan elementos de la fantasía épica tradicional con algunos toques steampunk.

Corona de sombras es, más allá de su complejo universo mágico y de la riqueza de personajes que lo pueblan, una novela de misterio. Desde el comienzo de la novela sabemos que hay un ser oscuro infiltrado en la corte de la reina Katlynn, y nos implicamos tanto como Darfour, el protagonista, a la hora de intentar descubrir quién es.

El autor, a través de tramas de intrigas principales y secundarias sabiamente entrelazadas, nos conduce a adentrarnos poco a poco en el complejo mundo emocional de la Corte de las Tres Lunas, donde nadie es exactamente lo que parece ser y cada rostro esconde una herida y un misterio.

Además del personaje de Darfour, que nos seduce desde el principio con su combinación de valor e inocencia salvaje, cabe destacar también a algunos secundarios brillantes, como la niña Gisela, hermana menor de la reina, o el escudero Deonn. Entre los personajes mágicos, sin duda me quedo con Aydenn, la doncella etérea. Y mi pasaje favorito es el del baile del solsticio, cuando la reina se disfraza de campesina y acompaña a Darfour hasta la llanura de las Hogueras.

El miedo y la culpa, la distancia entre lo que creemos que somos y lo que somos realmente, nuestras dificultades para entender las motivaciones de los otros… Estos son quizá los temas principales de Corona de sombras, una novela que sin duda recomiendo a todos los seguidores de este blog. Por cierto, ¿la habéis leído?


Secundarios de lujo

Muchas veces me ocurre que mis personajes favoritos de una novela no son los supuestos protagonistas, sino otros que tienen mucho menor peso dentro de la historia. Me ocurre, por ejemplo, con el androide Penélope, de Días de plomo, y con la hija ciega del Conde Thornton en Crónica de sangre. También me pasa lo mismo con algunos de los personajes que yo he creado. Concretamente hay un bufón en una de mis historias que es un personaje muy complejo, inteligente, amargado pero con un fondo de ternura a la vez, y una mezcla de cobardía para ciertas cosas y valor para otras que yo creo que lo vuelven francamente interesante. Se llama Yoid, por cierto. Alguna vez espero que podáis leer su historia y que consiga ganarse vuestra simpatía, como se ha ganado la mía desde el principio. Sé que suena un poco trillado, pero es que es verdad: a veces los personajes de una novela cobran vida propia, y te llevan en una dirección distinta de la que tú te habías marcado. Pero esa es justamente la magia de la literatura.


Mis tres sagas favoritas

Si tuviera que elegir tres historias que me han marcado como persona y como escritor (sí, yo también escribo, aunque no sé si algún día me decidiré a publicar), me quedaría con estas tres:

 

EL SEÑOR DE LOS ANILLOS: esta obra de Tolkien marcó un antes y un después para la literatura fantástica. Lo que más admiro de Tolkien es su capacidad para construir un universo fantástico tan rico y fascinante que incluso cuenta con varias lenguas propias, una mitología y una historia. Otro aspecto muy interesante de su obra es, para mí, la forma en que toma algunos personajes mágicos de las tradiciones europeas y consigue darles una profundidad y una dimensión que no tenían antes. Es lo que hace, por ejemplo, con los elfos. También es muy destacable el viaje interno que realizan los protagonistas (especialmente Frodo), en una aventura tan peligrosa e inquietante como el viaje exterior.

 

CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO: para mí esta saga de George R. R. Martin es lo más parecido a un clásico en el terreno de la literatura fantástica. ¿Lo mejor? La maravillosa constelación de personajes complejos y sorprendentes, y en especial los personajes femeninos. Daenerys de la Tormenta, por ejemplo, es para mí el mejor personaje de toda la saga, porque vamos viendo su evolución desde la niña asustada y débil que es al principio hasta el momento en que se convierte en una verdadera reina. Otros personajes formidables son Tyrion Lannister, el enano, y Jon Nieve. Es la complejidad de los personajes lo que va guiando los bruscos giros de la trama, que consigue romper una y otra vez las expectativas del lector. Por otro lado, la riqueza y complejidad del mundo de los siete reinos ha hecho volar mi imaginación más que ninguna otra historia que yo haya leído.

 

EL IMPERIO DEL CIELO: esta saga, la más reciente de las tres que he elegido, está inspirada en la tradición legendaria china, aunque mezcla elementos de muchas otras tradiciones culturales. Lo que más me gusta de ella, además de la construcción de los personajes, es la forma en que logra articular los elementos fantásticos con los realistas, logrando un relato de una impresionante riqueza que nos arrastra desde las primeras páginas y nos transporta de emoción en emoción hasta el quinto y último libro. La forma en que Ada Elsonn consigue hacernos empatizar con los tres protagonistas de la saga me parece digna de elogio. De los tres, creo que el que más me gusta es el personaje de Eve, la emperatriz exiliada, aunque también me interesa mucho Sergei, un héroe muy poco convencional, cuyas debilidades lo vuelven especialmente conmovedor y humano.

De estas tres historias, ¿cuál es tu preferida? ¿Y qué personaje prefieres? Me gustaría que lo compartieras conmigo y con los lectores de este blog a través de un comentario.